Se buscan talentos en la industria aeronáutica

industria-aeronautica-en-mexico

“Las empresas de la industria aeronáutica sufren para encontrar personal especializado”. -Dino Rozenberg (Expansión).

Como lo hemos planteado con anterioridad, la necesidad de personal altamente capacitado, va en auge; uno de los casos más notables es en la industria aeronáutica mexicana, donde éste déficit, orilló a la firma Especialistas en Turbo, a crear su propia división aeroespacial en 2010, la cual cuenta actualmente con ocho ingenieros y diez técnicos especializados, es reconocida principalmente por la fabricación de componentes para motores y trenes de aterrizaje de aviones Boeing y Airbus A380.

La directora de esta división, Jatziri Barrios, señala que, “Aún es difícil encontrar y desarrollar el personal para crecer. Un aspecto básico es comprender el concepto ‘cero errores’, clave en el sector aeronáutico”. Y es que en el aire, la calidad es crítica, cualquier error, puede costar vidas, por ello “lo complicado es combatir prácticas de otras industrias, en las que se toleran errores”, explica.

La entrevista de Expansión, señala que la falta de personal especializado es el mayor freno de la industria, cuyo ascenso comenzó hace 15 años, y ahora ocupa a unas 45,000 personas en 300 plantas, de 270 empresas, según la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia).

Además señala, algo que a los jóvenes con inquietudes de la industria aeronáutica interesará: “La demanda insatisfecha explica que los salarios sean hasta 20% más altos que en otras industrias, y aun así, el personal sigue siendo escaso para abastecer los clústeres aeroespaciales del país”.

¡Participa en el Certamen Emprendedores, podrías ganar el premio de $100,000 pesos!

El director de la Femia, Luis Lizcano, señala que la demanda será constante ya que se trata de un sector en auge, y considerando que ha crecido anualmente 16% en promedio, durante los últimos 12 años, se requieren entre 5,000 y 6,000 trabajadores.

Un factor importante a considerar es que la industria automotriz se reproduce en volúmenes masivos, mientras que la aeroespacial lo hace en pequeños y en una mezcla de partes. “En la automotriz es aceptable una falla mecánico o eléctrica, pero en la aeronáutica la seguridad es crítica”, explica Lizcano.

femia
Por lo tanto, el reto a superar, son los puestos especializados de la industria, con dominio de inglés y certificados, principalmente en ingeniería y manufactura, por lo que en ocasiones la búsqueda se hace en el extranjero, ya que puestos ejecutivos, de RR. HH., Mercadotecnia o Logística, podrían ser los mismos que la industria automotriz, explicó Joao Nunes a Expansión, reclutador de Michael Page México.Por tanto, la escases de talento, ha movilizado los esfuerzos para generarlo en México, y junto a los clústeres aeroespaciales, se ha construido una treintena de instituciones de educación media y superior, las que salen técnicos con varios niveles de calificación, como ingenieros especialistas y posgraduados dirigidos, sobre todo a las áreas de ingeniería, y en el futuro, a investigación y desarrollo.

Un caso destacable, es la carrera de Ingeniería Aeronáutica que se imparte en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), desde 1936, que ha abastecido el sector de la aeronáutica civil y los servicios a la navegación, refiere uno de sus graduados, y actual Presidente del Consejo Mexicano de Educación Aeroespacial, Miguel Álvarez Montalvo.

A partir del 2007, cuando solo el IPN cubría esta especialidad, se ha dado el surgimiento de otras instituciones; actualmente son 22 escuelas públicas y privadas, alrededor de 12 estados, con una matrícula creciente a nivel técnicos superiores universitarios, “preparatoria, más dos años de especialización”, señala Álvarez.

escuelas-de-aeronautica
Sin embargo, aún falta mucho por hacer, ya que, “Los graduados salen con una preparación muy general para especializarse a la manufactura especializada”, refiere Jatziri Barrios. Mientras que Álvarez explica que, hay unos 11,000 estudiantes cursando estudios para el sector: 50% licenciatura, 14% superior universitario, 10% técnicos, y el resto bachillerato.

“Las instituciones académicas generan talento básico y , en la mayoría de los casos, al contratarlos es necesario destinar recursos para llevarlos al nivel requerido”, sostiene Luis Lizcano, director de la Femia.

Además de la especialización en la industria, los trabajadores, y quienes aspiren a ella, deben contar con competencias laborales básicas en todo trabajador, como: Comunicación asertiva, Inteligencia Emocional, Trabajo en Equipo, Emprendimiento, Actualidad, Eficiencia Personal, Liderazgo, Innovación y TIC´s.

Encuentra aquí eventos para emprendedores.

Con información de Dino Rozenberg, Expansión, agosto 2016.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*